Little Open

PRESENTAMOS LOS LITTLE OPEN IMPULSADOS POR LA ASOCIACIÓN EUROPEA DE ARBITRAJE

La División de Empresa de Oak Power PR será la encargada de gestionar la Estrategia de Comunicación de los Little Open. Organizados por nuestro cliente la corte de Arbitraje Asociación Europea de Arbitraje (AEADE)  fueron lanzados durante la V Edición del Open de Arbitraje. Se tratan de plataformas de conocimiento y formación permanente que se celebrarán mensualmente. El primero tuvo lugar recientemente en la sede de Andersen Tax Legal centrado en el sector tecnológico.El resultado de este inicial “Little Open” ha sido claro, según explica Javier Íscar de Hoyos, impulsor del Open de Arbitraje y Secretario General de la Asociación Europea de Arbitraje: “las empresas han hablado y piden a las Cortes de Arbitraje los denominados Arbitrajes Express o acelerados, árbitros especialistas y listas públicas de árbitros”.

El primer Little Open contó con la participación de los siguientes expertos: Iñigo Rodríguez-Sastre, Socio de Andersen Tax & Legal que actúo como moderador; Elena Sevila, Directora en el área de Procesal, Concursal y Arbitraje de la misma firma; Eric Maciá, Global Legal Manager de Minsait; Borja García, General Counsel de Iberdrola Ingeniería y Construcción; Teresa Martínez Zatón, de servicios jurídicos de contratación no financiera de BBVA y Mónica García, Directora de la Asesoría Jurídica de Auxadi.

El sector tecnológico también considera relevante que las Cortes propongan mecanismos alternativos como los Dispute Board o DB. Un sistema anticipado de resolución de controversias mediante un panel de expertos independiente, constituido normalmente al inicio de la ejecución del contrato. Dicho panel experto ayuda a las partes a resolver sus desacuerdos a través de la asistencia informal y recomendaciones, según el modelo que se adopte.

Entre las razones por las que el arbitraje gana competitividad en el sector tecnológico, los expertos destacaron, además de la mayor especialización de los árbitros, que cuentan con más disponibilidad de tiempo. Algo fundamental para analizar estos contratos que normalmente son muy complejos. Todos los participantes coincidieron, de hecho, en que los Tribunales consideran los Contratos Tecnológicos como de obra y habitualmente dan la razón al cliente que encarga el servicio. Además de otorgar unas indemnizaciones mínimas para temas que suponen importantes inversiones económicas.

El arbitraje, además, evita la ruptura entre empresas que normalmente deben de seguir trabando juntas en desarrollos tecnológicos largos. También se destacó que las cláusulas de arbitraje de los contratos pueden elaborarse a la medida de las necesidades de las partes, lo que facilita y agiliza la resolución del posible conflicto. Algo fundamental en la tecnología en constante evolución y cambio.

El próximo “Little Open” tendrá lugar el 17 de septiembre.